Las vacunas y los mercados

Fuente: Fuente: Alejandra Marcos
Actualización 20/11/2020 03 de marzo de 2020


Directora de Análisis y Estrategia en Intercam Casa de Bolsa

Los mercados de renta variable en Estados Unidos nuevamente han alcanzado máximos históricos, impulsando también otras bolsas de valores en el mundo, como la mexicana o la alemana, que han tenido un rendimiento de 10 y 12 por ciento, respectivamente, en las últimas dos semanas. Esto, pese a que el número de contagiados por Covid-19 a nivel mundial supera los 57 millones de personas, y que en esta segunda ola se han acelerado los casos de manera significativa, haciendo que se registren más casos diariamente que en los picos de marzo y abril.

Es cierto que los mercados se han visto beneficiados por un aumento excesivo de liquidez provisto por los principales bancos centrales del mundo, y por los estímulos fiscales que los gobiernos han puesto en marcha para detener el deterioro en la actividad económica mundial. Pero este último rally obedece a buenas noticias procedentes de los resultados preliminares de las vacunas.

Hace unas semanas Pfizer anunció que su vacuna tenía una efectividad de 90 por ciento para combatir la enfermedad. Noticia que resultó positiva porque la tecnología utilizada para desarrollar esta vacuna es de modificación celular para reprogramar el código de la célula, que se conoce como RCA. Con este método, que no es tradicional, se espera que la eficiencia del tratamiento sea de 70 por ciento, por lo que los resultados de Pfizer fueron tomados con entusiasmo, porque finalmente podríamos decir que estamos en el inicio del fin de la pandemia, al tener una solución estructural contra la enfermedad.

A esa vacuna se le sumó el anuncio de Moderna, cuya eficacia es inclusive superior a 94 por ciento. Ambas farmacéuticas han dicho que tienen la posibilidad de producir 50 millones de dosis cada una –se necesitan dos por persona– y que podrían vacunar a 50 millones de personas al final del año. Se espera que consigan la aprobación del FDA tan pronto como en las siguientes semanas. Adicionalmente, se estima que produzcan más de mil millones de dosis para el siguiente año, lo que en conjunto con otros laboratorios que están desarrollando la vacuna con la misma tecnología, podrían vacunar a más gente. Asimismo, hay otros laboratorios como Aztra Zeneca, cuya tecnología para desarrollar la vacuna es tradicional, y también se espera que tengan la aprobación en los siguientes meses, siendo ésta más seguro porque están siendo evaluadas con un enfoque probado.

De tal manera que se espera que haya inmunidad de rebaño –60 o 70 por ciento de la población con anticuerpos– a finales de 2021. De concretarse, en 2022 estaríamos de nuevo en la era pasada, con la salvedad de tener en el mundo políticas monetarias hiperlaxas que continuarán al menos hasta 2023, haciendo posible que se recupere más rápido el nivel de actividad económica previo al Covid-19.

La reciente aceleración de los precios en los activos considerados de riesgo se debe a que los inversionistas han puesto sus ojos más allá de la aceleración de los casos, y que en ningún momento se esperan cierres de la magnitud de los observados en el segundo trimestre del año que originaron caídas históricas en los PIB del mundo, aunque es cierto que el cuarto trimestre del año perderá vigorosidad en la recuperación, ante los cierres parciales que se han implementado.

Al final de cuentas, dados los estímulos monetarios y fiscales en Estados Unidos, se espera que, en los siguientes años, la economía más grande del mundo crezca por arriba de su potencial, 3.5 por ciento en promedio. Esto ha originado que diversas instituciones privadas hayan publicado que el nivel objetivo del S&P 500 para finales de 2021 sea de cuatro mil 400 puntos, lo que equivaldría a un rendimiento de 22 por ciento.

En todas las crisis hay oportunidades, y en esta ocasión los activos que se han privilegiado han sido los de riesgo, comenzando por las bolsas de valores del mundo, pero pareciera que la fiesta no ha terminado, quien sepa capitalizar el crecimiento económico y la abundante liquidez lleva ya una gran ventaja.